Jueces del lado de la junta de supervisión financiera de Puerto Rico en disputa de registros públicos


ANÁLISIS DE OPINIÓN

La decisión del jueves en Junta de Supervisión y Administración Financiera de Puerto Rico v. Centro de Periodismo Investigativo tomó el enfoque directo y estrecho para resolver el caso. Haciendo caso omiso de las preguntas de umbral en las que el tribunal no había otorgado revisión y aplicando una regla de declaración clara de larga knowledge, un tribunal casi unánime falló a favor de la junta de supervisión financiera de Puerto Rico. La mayoría encontró que el Congreso no había escrito nada en el estatuto fundacional de la junta que “privara a la junta de inmunidad soberana”.

El caso involucra a una extraña entidad, la Junta de Supervisión y Administración Financiera, creada bajo un estatuto federal de 2016, conocida como PROMESA, para tomar el management y reestructurar las finanzas profundamente mal administradas de Puerto Rico. La pregunta en el caso es si PROMESA cumple con la regla rigurosa de declaración clara para derogar la inmunidad que los soberanos suelen tener frente a los juicios en los tribunales federales. En este caso, por ejemplo, el Centro de Periodismo Investigativo ha estado tratando durante varios años de obtener acceso a documentos sobre las operaciones de la junta bajo una disposición de acceso público de la constitución de Puerto Rico. Cuando la junta respondió a los reclamos de CPI con el argumento de que tenía inmunidad soberana frente a esos reclamos, los tribunales inferiores no estuvieron de acuerdo y sostuvieron que PROMESA claramente derogó cualquier inmunidad soberana que pudiera tener la junta.

Se podría pensar que la primera pregunta para los jueces es explicar por qué la junta podría tener inmunidad soberana. Después de todo, la Corte Suprema nunca ha sostenido que Puerto Rico en sí mismo tenga inmunidad soberana, e incluso si la tuviera, el derecho de la junta a compartir esa inmunidad ciertamente está sujeto a debate. Pero esa no es la pregunta que los jueces acordaron revisar: los tribunales inferiores asumieron que la junta tenía inmunidad soberana y, por lo tanto, no abordaron la pregunta en absoluto, y la opinión de la jueza Elena Kagan por una mayoría de ocho se niega a decidir esa pregunta en este momento. etapa del litigio. Entre otras cosas, Kagan señala que sería extraño abordar la inmunidad soberana de Puerto Rico por primera vez en un caso en el que no es parte.

El tratamiento de Kagan de la cuestión de la derogación –si la derogación de la inmunidad de PROMESA es “inequívocamente clara en el lenguaje de la ley”– es sencillo. En primer lugar, señala que el tribunal ha aplicado la regla de manera rutinaria en casos en los que “nombra al gobierno federal, a los estados y a las tribus indias como demandados”. En respuesta a la afirmación del CPI de que el “poder plenario sobre los Territorios” del Congreso indica que la regla no debe extenderse a territorios (como Puerto Rico), Kagan responde que “de manera related hemos descrito el poder del Congreso sobre las tribus [as plenary]y todavía exigen que el Congreso ‘exprese inequívocamente’ la intención de derogar su inmunidad”.

Aplicando ese estándar, Kagan explica que el tribunal ha encontrado la derogación “solo en dos situaciones”, ninguna de las cuales aparece en PROMESA. Uno involucra “un estatuto [that] cube en tantas palabras que está despojando de inmunidad a una entidad soberana”. El otro implica “un estatuto [that] crea una causa de acción y autoriza una demanda contra un gobierno sobre ese reclamo”. Sobre el primer punto, una disposición de PROMESA (que involucra los procedimientos que reestructuraron las finanzas de Puerto Rico) incorpora explícitamente una disposición del Código de Quiebras que establece que “se deroga la inmunidad soberana en cuanto a una unidad gubernamental”, incluido un “Territorio”. Debido a que “el Congreso optó por no adoptar un lenguaje related para regir otros tipos de litigios que involucran a la Junta” (casos como este), “el resultado es evidente: el Congreso, a través de un medio que hemos reconocido, no ha dejado inequívocamente clara su intención de derogar la inmunidad. .”

CPI considera la segunda situación, alegando que el tribunal debe encontrar la derogación de las disposiciones de PROMESA para la revisión judicial, que claramente someten a la junta a la jurisdicción del Tribunal de Distrito de los EE. UU. para el Distrito de Puerto Rico (donde se presentó este caso). Específicamente, CPI argumenta que la falta de reconocimiento de jurisdicción evisceraría la disposición de PROMESA que establece la jurisdicción en ese tribunal y otorga la facultad de emitir “medidas cautelares o declaratorias contra la Junta de Supervisión”.

Sin embargo, Kagan señala que esas disposiciones implementan los diversos “estatutos distintos de PROMESA [that] derogar la inmunidad de la Junta frente a demandas particulares”. Escogiendo un ejemplo fácil de seguir, un “empleado de la Junta… despedido por motivos de raza”, señala que el despido violaría el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que deroga de manera bastante explícita la inmunidad soberana de todos los gobiernos y agencias gubernamentales. Bajo PROMESA, el tribunal de Puerto Rico es el lugar para que el empleado presente ese reclamo, y el tribunal allí tiene el poder explícito para otorgar la reparación adecuada. Debido a que todas las disposiciones de PROMESA tendrían un uso inmediato incluso si PROMESA no derogara la inmunidad de la junta, esas disposiciones no ofrecen ninguna razón para pensar que el Congreso tuvo la intención de derogar la inmunidad de la junta.

La decisión del jueves no hará añicos las expectativas de nadie, pero proporciona algunos datos nuevos de doctrina sobre la inmunidad soberana. Por un lado, la opinión ofrece la afirmación más directa de que la regla de “declaración clara” para derogar la inmunidad soberana se aplica a los territorios. Por otro lado, la explicación de los casos de derogación como pertenecientes a dos categorías específicas es mucho más específica que cualquier cosa en los casos anteriores. Ese marco probablemente proporcionará un esquema muy bienvenido para los tribunales inferiores que luchan por aplicar esa doctrina en casos futuros. Finalmente, el caso probablemente será más importante por lo que no abordó: la inmunidad soberana de Puerto Rico. Sobre ese punto, la opinión disidente del juez Clarence Thomas (el único juez que no se sumó a la opinión de Kagan) sienta las bases para futuros desafíos a la inmunidad soberana de Puerto Rico, ya que vota en contra de la junta con el argumento de que incluso Puerto Rico debería haber sin inmunidad frente a demandas en un tribunal federal.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *