Mike Pence testifica ante el gran jurado mientras los abogados de Trump se entretienen


El exvicepresidente Mike Pence habla en la conferencia Coolidge and American Project

(Foto de Anna Moneymaker/Getty Photos)

El miércoles por la noche a las 8:25, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones de EE. UU. para el Circuito de DC rechazado Petición de emergencia de Donald Trump para impedir que Mike Pence testifique sobre el Capitol Riot. Y el jueves por la mañana, brillante y temprano, el exvicepresidente se presentó en el juzgado federal E. Barrett Prettyman para pasar varias horas en compañía del gran jurado que investiga los eventos que condujeron al 6 de enero de 2021.

¡Que nadie acuse al fiscal especial Jack Smith de demorarse!

En febrero, el fiscal especial citado peniques, quien resistido cumplimiento bajo la Cláusula de Discurso o Debate. Sostuvo que, en su papel de presidente del Senado, funcionaba como una especie de quimera del gobierno, gozando de privilegios tanto ejecutivos como legislativos. Trump también trató de detener el testimonio por motivos de privilegio ejecutivo.

En una orden del 28 de marzo del juez principal James Boasberg, quien reemplazó a la jueza Beryl Howell como jefe del Tribunal de Distrito de DC, le otorgó una victoria parcial. Se ordenó a Pence que testificara sobre todo lo que hizo o vio como vicepresidente, incluidas las conversaciones con Trump que podrían haber sido de naturaleza felony. Pero podría negarse a testificar sobre lo que hizo en su papel como presidente del Senado.

Presumiblemente significa que las partes donde se escondía en el sótano de la mafia enviada por Trump mientras arrasaban el edificio gritando “Cuelguen a Mike Pence” están fuera de los límites. Aunque es possible que los ayudantes de Pence, Marc Brief y Greg Jacob, ya les hayan contado a los jurados sobre esa parte, ya que los tribunales anularon sus reclamos de privilegio ejecutivo y les ordenaron derramar los frijoles. Y, de hecho, a las afirmaciones de privilegio ejecutivo de Trump no les ha ido mejor, ya que el poder judicial federal lo miró de manera uniforme a lo largo de este proceso.

Tal como lo hizo antes el juez Beryl Howell cuando el presidente trató de evitar que sus ayudantes Mark Meadows, Dan Scavino y Johny McEntee le contaran al gran jurado lo que vieron, el juez Boasberg se negó a aprobar ninguno de los argumentos de privilegio de Trump con respecto al vicepresidente.

Como es su costumbre, los abogados de Trump se tomaron su tiempo para ir al Tribunal de Circuito, esperando doce días para presentar una apelación de la orden del juez Boasberg. Y los jueces Millet, Wilkins y Katsas consideraron el asunto un poco más que los jueces Pillard, Pan y Childs, quienes tardaron menos de 24 horas en rechazar la petición de Trump de impedir que su abogado Evan Corcoran testificara ante el gran jurado de documentos. Pero el resultado fue más o menos el mismo, con incluso el juez Katsas aparentemente de acuerdo en el sellado por curiam opinión.

Tal vez si hubiera sido más rápido en salir por la puerta, habría habido tiempo para presentar una solicitud de suspensión ante la Corte Suprema. O tal vez Trump no se hubiera molestado incluso si hubiera tenido otra semana. En el evento, sus abogados no apelaron la orden antes de que la caravana de Pence se detuviera en el juzgado, y ahora el tema aparentemente es discutible.

Trump pierde apelación para impedir que Pence testifique sobre comunicaciones directas [CNN]

En caja sellada [Appellate docket, via Court Listener]


Liz tinte vive en Baltimore donde escribe sobre derecho y política y aparece en el Argumentos de apertura podcast.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *