Congresista republicano George Santos acusado de lavado de dinero, fraude y robo


George Santos después de su arresto.

congresista novato y mentiroso mayor George Santos se entregó a las autoridades federales en un juzgado de Lengthy Island, Nueva York, la mañana del 10 de mayo. El congresista de 34 años se declaró inocente de los 13 cargos que le imputaron las autoridades del Distrito Este de Nueva York. y fue liberado con una fianza de $500,000 el mismo día.

Santos enfrenta cargos por un cargo de robo de fondos públicos, dos cargos de mentir a la Cámara de Representantes sobre formularios financieros, tres cargos de lavado de dinero y siete cargos de fraude electrónico. Todos los cargos son de naturaleza financiera, pero los más graves con diferencia son los siete cargos de fraude electrónicocada uno de los cuales puede conllevar multas de hasta $250,000 y hasta 20 años de prisión.

Trucos de financiación de campañas

Según la acusación de fecha 9 de mayoel, Santos presuntamente ideó y ejecutó un esquema para defraudar a sus seguidores induciéndolos de manera fraudulenta a contribuir con fondos a una entidad catalogada como “Compañía #1”. Había prometido que las contribuciones se utilizarían para apoyar su candidatura a la Cámara de Representantes. Pero la acusación formal alega que en lugar de usar esas contribuciones políticas para el propósito declarado, Santos gastó miles de dólares donados en ropa de lujo, pagos con tarjeta de crédito y otros gastos personales.

Lo que George Santos no sabía o optó por ignorar es que la apropiación indebida de fondos de campaña está prohibida en los círculos legales. Más específicamente, sus supuestas acciones violaron la Ley de campaña electoral federal de 1971que ponen límites sobre quién puede contribuir a las campañas políticas y cuánto pueden contribuir.

La empresa n.° 1 no period un Tremendous PAC ni una organización de bienestar social 501(c)(4), lo que significa que tenía estrictamente prohibido aceptar contribuciones de personas que excedieran los $2900 por persona. Al menos un individuo superó el límite de aportes por indicación del propio Santos.

No puedes hacer eso, Jorge

Aparentemente, Santos se acercó a varias personas y les dijo (falsamente) que su dinero se gastaría en anuncios de televisión comprados por la Compañía #1 en apoyo de la campaña del congresista. Y lo que es más importante, al menos algunos de esos posibles donantes cayeron en la trampa.

El congresista supuestamente ordenó a una persona que figuraba como “Persona n.º 1” que solicitara contribuciones de posibles votantes a la Compañía n.º 1 a través de una serie de llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes de texto. Le envió a esta persona anónima un mensaje de texto diciendo que la Compañía #1 period “un pequeño C4” que existía “solo para ayudar a su raza” y que “no había límites” con respecto a las contribuciones. La persona #1 evidentemente sabía incluso menos sobre las leyes de financiamiento de campañas que el Sr. Santos, ya que estaban felices de tomar la palabra de Santos.

Santos y la persona n.º 1 supuestamente usaron estas declaraciones falsas para engañar a un donante conocido como “Contribuyente n.º 1” para que transfiriera $25,000 a la empresa n.º 1, lo que generalmente acto fraudulento clasificar literalmente como el delito específico de fraude electrónico.

El Contribuyente #1 no fue la única persona a la que Santos y la Persona #1 engañaron para que contribuyera con decenas de miles de dólares. Al menos otra persona, “Contribuyente #2”, recibió correos electrónicos engañosos que afirmaban que “no hay límites para los contribuyentes, ya que somos un comité de gastos independientes 501c4 bajo la ley federal de financiación de campañas y no nos coordinamos directamente con la campaña de Santos”. Mensajes de texto posteriores enviados por el propio Santos reiteraron la supuesta necesidad de que las contribuciones se gastaran en anuncios de televisión. Evidentemente, el colaborador n.° 2 se dejó influir por esta manguera contra incendios de falsedades, ya que transfirieron $25 000 a la empresa n.° 1 el mismo día.

No hace falta decir que la Compañía #1 de hecho estaba asociada con la campaña de Santos. Santos supuestamente accedió a la cuenta bancaria de la Compañía #1 poco después de recibir las contribuciones y luego transfirió los fondos a sus propias cuentas personales. No gastó los fondos en anuncios de televisión como prometió. En cambio, Santos supuestamente hizo retiros de efectivo, compró ropa de diseñador, hizo pagos de sus tarjetas de crédito, préstamos para automóviles y deudas personales, y al menos algunos de los fondos restantes llegaron a los asociados de Santos.

Una vez más, no se le permite hacer eso.

¿Fraude de desempleo?

Quizás el más divertido de los cargos que se le imputan a Santos es el de “solicitud y recepción fraudulenta de prestaciones por desempleo”.

En junio de 2020, Santos solicitó el subsidio de desempleo bajo el Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (CARES). Tal vez vio nuestro publicación de weblog en ese entonces, advirtiendo que los beneficios de CARES expirarían pronto, y quería entrar mientras pudiera. De cualquier manera, afirmó que había estado desempleado desde el 22 de marzo de 2020 y luego procedió a reclamar beneficios de desempleo semanalmente durante más de un año.

Según las certificaciones de desempleo semanales de Santos, estaba desempleado, disponible para trabajar y elegible para beneficios durante todo el período. En realidad, Santos había comenzado un nuevo trabajo en febrero de 2020 como director regional en una empresa a la que se hace referencia en la acusación como “Empresa de inversión n. ° 1”. Este fenómeno también se conoce como “estar empleado”, lo que impide la posibilidad de reclamar beneficios de desempleo. Finalmente, recibió alrededor de $24,744 en beneficios de desempleo además del salario de $120,000 que recibió en su cargo de Director Regional.

Parece que Santos podría haber merecido beneficios de desempleo casi tanto como un pastor alemán.

Mentiroso mentiroso

Finalmente, Santos también está acusado de mentir sobre su situación financiera en sus formularios de divulgación de la casa legalmente requeridos. No, estas formas no tienen nada que ver con la “casa” en la que vive; más bien, el Formulario de Divulgación de la Cámara es un documento que todos los miembros de la Cámara de Representantes deben presentar al Comité de la Cámara y se supone que debe incluir información precisa sobre las ganancias y los activos de los miembros.

En mayo de 2020, Santos presentó dos divulgaciones alegando que solo ganó $55,000 de una empresa que figura como “Compañía n.º 2”. No solo exageró la cantidad que recibió de la Compañía #2, sino que no reveló el salario que recibió de la Firma de inversión #1.

La segunda infracción se produjo en septiembre de 2022 cuando Santos presentó otra Divulgación de la Cámara antes de su campaña de reelección, nuevamente exagerando sus ingresos y bienes. Esta vez, tampoco reveló la cantidad que había recibido de Funding Agency #1 y, irónicamente, la cantidad que recibió en beneficios de desempleo.

¿Ahora que?

George Santos mantiene su inocencia y su intención de postularse para la reelección al closing de su mandato. Parece seguro que el caso en su contra resultará en al menos algunas condenas (no arrestan a los congresistas sin pruebas serias), pero su destino político es menos seguro. no solo tiene El liderazgo republicano no abordó su deshonestidad en el pasado, pero no existen mecanismos para expulsar automáticamente a un Representante de la Cámara que ha sido acusado o condenado por un delito grave.

El representante Robert García inició el proceso para forzar una votación sobre una moción para expulsar a Santos de la Cámara el 16 de mayo. Dos tercios de la Cámara necesitarían votar para expulsar a Santos para que se apruebe la moción, lo que pone a los 222 republicanos de la Cámara en una posición incómoda. La votación teóricamente le da a los autodenominados parte de la ley y el orden la oportunidad de demostrar su compromiso con el cumplimiento de la ley, pero votar para expulsar a Santos significaría violar la política no escrita del partido republicano de protegernos siempre unos a otros de la ley.

Pronto sabremos si los republicanos optan por proteger a Santos y apoyar implícitamente su extenso historial de mentiras y criminalidad comprobadas. Pero si su partido se niega a actuar, el Congreso no lo expulsa y sus electores lo reeligen, existe una posibilidad decente de que Santos pueda cumplir su próximo mandato tras las rejas.

No tiene que resolver esto por su cuenta: obtenga la ayuda de un abogado

Reunirse con un abogado puede ayudarlo a comprender sus opciones y cómo proteger mejor sus derechos. Visita nuestro directorio de abogados para encontrar un abogado cerca de usted que pueda ayudar.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *