Explotación en la Facultad de Derecho de Stanford


El propósito del anuncio es obligar a la Facultad de Derecho de Stanford a capitular ante las demandas de su Asociación de Estudiantes de Derecho Negros. ¿O si no qué?

La Asociación de Estudiantes Negros de Derecho de la Universidad de Stanford ya no ayudará a la universidad a reclutar estudiantes negros después de que la decana de la facultad de derecho, Jenny Martínez, se disculpara a principios de marzo ante el juez de apelaciones del Quinto Circuito, Kyle Duncan.

Es comprensible que la BLSA haya tomado la posición de que el juez Duncan es malvado y debe ser eliminado de la plataforma sin importar nada. Preocupaciones como la “libertad de expresión” y la “libertad académica” cuentan poco para aquellos que sufren la mentalidad de “solo importan los resultados”, y los principios son para los niños. Pero negarse a ayudar a Stanford, una facultad de derecho que seguramente serviría para aumentar las perspectivas de sus estudiantes de derecho negros, quienes luego podrían usar su estatus para ayudar a otros a superar el legado del racismo, parece un plan mal concebido.

“La disculpa estaba íntimamente alineada con las prácticas de la supremacía blanca”, escribió la junta del grupo en un carta a la administración, que fue publicado en instagram a principios de este mes. “No podemos, de buena fe, participar en el reclutamiento de estudiantes negros en una comunidad más preocupada por paliar a los donantes conservadores blancos ricos que la educación authorized ‘centrada en los estudiantes e inspirada en la comunidad’. [Stanford Law School] promueve.”

Como tal, el grupo dijo que “boicotearía los eventos oficiales de admisión” para la clase de 2026 y alentaría a los posibles estudiantes a ir a otro lado.

No está claro por qué disculparse con un orador invitado por la interrupción planificada con el apoyo planificado de un decano asistente, incluso si uno no tiene conexión con un propósito académico, que estaba “íntimamente alineado con las prácticas de la supremacía blanca”. De hecho, para el ojo inexperto, parece que son palabras unidas para transmitir la impresión de significado cuando no tiene ninguno. Pero preguntar por qué es así es marcarse a uno mismo como racista y perder el juego de Calvinball.

“La administración de Stanford ha marginado activamente a su comunidad negra, más recientemente usando a Dean Tirien Steinbach como chivo expiatorio”, escribió la Asociación de Estudiantes Negros. “Las declaraciones de Dean Martinez y la presidenta Tessier-Lavigne minimizan continuamente el comportamiento de Duncan y el impacto de su trabajo”.

Desde la perspectiva de brindar apoyo incondicional a los miembros de la tribu, ya que son buenas personas y cualquiera que no demuestre lealtad a la tribu es malvado y debe ser destruido, el apoyo de BLSA a Steinbach es comprensible. Después de todo, ella es la decana de DEI y DEI es buena, por lo que debe ser buena. Y que Dean Martinez echó toda la culpa a los pies de Steinbach cuando ella simplemente estaba haciendo el trabajo para el que Stanford la contrató es, lamentablemente, correcto. ¿Por qué tener un decano de DEI si no va a elevar a DEI por encima de todo, la libertad de expresión en explicit? Después de todo, si crees que hablar causa daño, entonces el hablar de Duncan fue un asesinato en masa en su mente.

La corriente de resaca de ambos grupos ha puesto a Stanford en una situación difícil. Insatisfecho con el trato suave de los que interrumpen, profesores de derecho, politicosy colegios de abogados estatales todos se han unido al montón de Ho y Department, utilizando los poderes a su disposición para hacerle la vida difícil a la facultad de derecho de élite.

Pero ceder a esa presión podría tener un costo. Al igual que las oficinas de admisiones de pregrado, las facultades de derecho hacen todo lo posible para impulsar la representación de las minorías. Si los propios estudiantes de Stanford comienzan a socavar sus esfuerzos de admisión, especialmente aquellos dirigidos a los afroamericanos, la escuela puede decidir que un boicot a la pasantía es un precio que vale la pena pagar para mantener su diversidad.

De hecho, la facultad de derecho de Stanford se encuentra en una situación difícil, atrapada entre dos posiciones en conflicto que inevitablemente chocarán. Los estudiantes de BLSA confían en que la escuela valora la diversidad más que la libertad de expresión, por lo que la escuela se derrumbará y le rogará a BLSA que participe una vez más en los esfuerzos para traer a Stanford a más de los mejores solicitantes negros de la facultad de derecho. que Harvard o Yale. Después de todo, ¿a dónde van a ir si no, Cooley?

Pero, ¿qué beneficio se obtendría si se niegan a ayudar, se niegan a participar en las actividades de admisión y reclutamiento?

Los estudiantes negros “históricamente han contribuido con una gran cantidad de mano de obra gratuita para ayudar a la Universidad” en el reclutamiento, decía la carta. “Pero la administración nos pasa por alto continuamente cuando toma decisiones importantes, como lo demuestra la aprobación de la institución del comportamiento del juez Duncan”.

mano de obra free of charge? ¿Qué tiene que ver “free of charge” con nada, ya que parecería en su interés de expandir la inclusión y la diversidad para hacer todo lo posible para atraer a Stanford a más solicitantes de leyes negras de alta calidad? ¿O hay otra consideración? ¿O algunos otros, siempre que haya una causa de duelo?

La carta también ventilaba una serie de quejas que, según decía, eran anteriores al incidente de Duncan. Stanford, argumentó la Asociación de Estudiantes de Derecho Negros, había obstaculizado la capacidad del grupo “para crear un espacio seguro para sus miembros” y, a pesar del “trabajo gratuito” de los estudiantes negros, las políticas de admisión de la escuela “reproducen y cosifican la supremacía blanca, el clasismo y la colorismo.”

El grupo también criticó a Stanford por permitir el “acoso en Web” y el “doxing de compañeros de estudios”, aparentemente una referencia a la Baliza libre de WashingtonEl reportaje de , que incluía los nombres de varios estudiantes, como Denni Arnold, que organizó la protesta.

Si la facultad de derecho de Stanford es ahora un semillero de supremacía blanca por poner la libertad de expresión por delante de silenciar a Duncan, ¿le interesa a la BLSA decirles a los estudiantes negros que se vayan a otra parte, que eviten Stanford o que atraigan a más estudiantes negros al redil para que la diversidad de Stanford e incusión logrará el nivel de paridad deseado? ¿O se puede resolver esto pagando en efectivo por los servicios prestados en los eventos de contratación, al igual que los estudiantes de la revista de derecho de la facultad de derecho de la Universidad de Nueva York quieren dinero en efectivo por su arduo trabajo en la publicación de una revista?



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *