Jueces escucharán caso de acomodación religiosa de trabajador postal cristiano evangélico


VISTA PREVIA DEL CASO
Furgoneta del Servicio Postal de EE. UU. en el tráfico

El martes, los jueces escucharán el caso del ex cartero Gerald Groff contra el Servicio Postal de EE. UU. (Kristi Blokhin vía Shutterstock)

Los empleados del Servicio Postal de los Estados Unidos son famosos por entregar el correo incluso en las peores condiciones. Pero cuando Gerald Groff fue contratado para trabajar como cartero en 2012, los carteros no trabajaban los domingos. Eso cambió en 2013, cuando USPS firmó un contrato con Amazon para entregar los paquetes de la empresa, incluso los domingos. Cuando Groff, un cristiano evangélico, se negó a trabajar los domingos, fue disciplinado y finalmente renunció. el martes en Groff contra DeJoyla Corte Suprema considerará si anular un precedente de casi 50 años sobre cómo los empleadores deben adaptarse a las prácticas religiosas de sus empleados.

La ley federal prohíbe a los empleadores despedir a los trabajadores por practicar su religión, a menos que el empleador pueda demostrar que la práctica religiosa del trabajador no puede acomodarse “razonablemente” sin “dificultades excesivas”. En 1977, la Corte Suprema falló en Trans World Airways contra Hardison que el estándar de “dificultades excesivas” se cumpla siempre que la adaptación requiera más que un costo “de minimis”, es decir, trivial o mínimo.

En el caso de Groff, su incapacidad para trabajar el domingo inicialmente no causó ningún problema. Hasta 2016, el jefe de correos de la estación donde trabajaba Groff no le exigía que trabajara los domingos; a cambio, Groff cubrió otros turnos durante la semana. Pero a partir de 2016, el jefe de correos le dijo a Groff que tendría que trabajar los domingos durante la temporada alta del Servicio Postal, que comienza a mediados de noviembre y se extiende hasta principios de enero.

Groff optó por transferirse a una estación más pequeña que no le obligaría a trabajar los domingos. Pero unos meses después, esa estación también comenzó a entregar paquetes de Amazon los domingos. Groff se ofreció a trabajar en turnos adicionales para evitar trabajar los domingos, pero el jefe de correos siguió programándolo para los domingos, aunque se ofreció a pedir voluntarios para cubrir a Groff.

Groff fue disciplinado por no presentarse a trabajar los domingos cuando estaba programado. En enero de 2019, renunció al Servicio Postal.

antecedentes procesales

Groff luego presentó una demanda en un tribunal federal, donde argumentó que el hecho de que el Servicio Postal no se adaptara razonablemente a su religión violaba el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, la ley federal que prohíbe la discriminación contra los empleados en función de sus prácticas religiosas. Cuando un juez de distrito federal rechazó ese argumento, Groff apeló ante la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito de los Estados Unidos, que confirmó esa decisión.

El tribunal de apelaciones estuvo de acuerdo con Groff en que la oferta del Servicio Postal de encontrar empleados para intercambiar turnos con Groff “no eliminó el conflicto entre su práctica religiosa y sus obligaciones laborales” y que, por lo tanto, el Servicio Postal no le proporcionó una adaptación razonable. Pero el tribunal de apelaciones, sin embargo, afirmó. Explicó que darle a Groff una exención de trabajar los domingos “causó más que un costo de minimis” para el Servicio Postal porque afectó el resto de su lugar de trabajo, por ejemplo, al exigir a sus compañeros de trabajo que cubrieran sus turnos o entregaran más correo.

Groff llegó a la Corte Suprema el verano pasado y pidió a los jueces que tomaran su caso y revisaran Hardisonla prueba de “más que de minimis” – que acordaron hacer a principios de este año.

En su escrito sobre el fondo, Groff insta a los jueces a desechar Hardisonde minimis, calificándolo de “anímico y perjudicial”. El lenguaje sencillo del Título VII indica claramente que la frase “dificultades excesivas” impone un listón más alto que HardisonEs “más que un costo de minimis”, escribe. La frase sugiere que las adaptaciones deben imponer una “dificultad o gasto significativo”, explica Groff, para el empleador.

Groff asegura a la corte que puede anular Hardison sin preocuparse por el stare decisis (la concept de que los tribunales no deben anular sus casos anteriores a menos que exista una razón convincente para hacerlo), porque la Corte Suprema en Hardisonno estaba interpretando el Título VII en absoluto. En cambio, explica Groff, el tribunal estaba interpretando una directriz de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo vigente en ese momento. Por lo tanto, cube Groff, HardisonLa discusión de la disposición de “dificultades excesivas” es dicta, es decir, lenguaje que no fue necesario para llegar a la decisión y, por lo tanto, no es vinculante en casos futuros.

Pero incluso si la prueba de minimis no fuera dictaminatoria, continúa Groff, la corte aún debería descartarla. No solo es claramente incorrecto, sino que aquí también se cumplen los otros criterios para invalidar decisiones anteriores. Por ejemplo, los empleadores y los empleados no se han basado en el estándar “de minimis” al estructurar sus acuerdos laborales. Esos acuerdos son generalmente a corto plazo, y los empleadores pueden adaptarlos si la prueba de “dificultades excesivas” cambiara. Pero debido a que la prueba ha sido objeto de críticas en los últimos años, señala Groff, los empleadores no deberían haber confiado en ella.

Hardison también ha llevado a “consecuencias extremas”, cube Groff. Específicamente, sostiene, se ha convertido en una regla plana que “prácticamente cualquier costo para un empleador cuenta como una dificultad excesiva”, por lo que los tribunales inferiores “prácticamente siempre se ponen del lado de los empleadores cada vez que una adaptación impondría alguna carga”.

Groff argumenta que el Tercer Circuito se equivocó en otro aspecto. A los efectos del Título VII, afirma, lo que importa es si la adaptación propuesta crearía una dificultad excesiva para el negocio del empleador, en lugar de para los compañeros de trabajo del empleado. En su caso, señala, sus ausencias el domingo tuvieron poco o ningún efecto en el negocio del Servicio Postal. “USPS cumplió su contrato con Amazon”, enfatiza, “y ningún paquete quedó sin entregar” como resultado de sus ausencias.

El gobierno federal responde que la EEOC y los tribunales en realidad “han entendido” la decisión de la Corte Suprema en Hardison para brindar más protección a los empleados religiosos “de lo que podría sugerir el lenguaje ‘de minimis’ leído aisladamente”. Al mismo tiempo, la administración Biden reconoce que la Corte Suprema “puede y debe aclarar eso” Hardison proporciona tal protección.

Groff, enfatiza la administración de Biden, no ha hecho la “demostración extraordinaria” requerida para anular Hardison. El listón es particularmente alto, observa la administración Biden, porque el tribunal en Hardison estaba interpretando una ley federal, en lugar de la Constitución, lo que significa que el Congreso podría cambiar la ley en cualquier momento si no está de acuerdo con la interpretación de la corte. De hecho, señala la administración de Biden, la Corte Suprema no ha anulado ninguno de sus casos interpretando estatutos en 16 años.

La administración de Biden también se opone a la sugerencia de Groff de que las preocupaciones de la decisión fija no están en juego en su caso porque el tribunal en Hardison no estaba interpretando el Título VII. No importa si el tribunal en Hardison estaba interpretando las pautas de 1967 o el Título VII enmendado en 1972, insiste la administración Biden. “Tanto las pautas como el estatuto enmendado se presentaron directamente ante la Corte y una premisa esencial de la decisión de la Corte fue que tenían el mismo significado”.

Finalmente, la administración de Biden rechaza la afirmación de Groff de que la pregunta clave bajo el Título VII es si la adaptación propuesta causaría dificultades al negocio del empleador. En cambio, cube el gobierno, la pregunta es si la adaptación causaría dificultades a la “conducción de los negocios del empleador”. En algunos casos, cube el gobierno, esto podría incluir los efectos de una adaptación en los compañeros de trabajo de un empleado, pero el empleador tendría que demostrar que la adaptación “realmente infringiría los derechos de los compañeros de trabajo o causaría la interrupción del trabajo”; no es suficiente que adaptarse a la creencia o el ejercicio religioso de un empleado provoque resentimiento o celos en otros empleados.

Pero incluso si la prueba es si la adaptación propuesta crearía una dificultad excesiva para el negocio del empleador, concluye la administración de Biden, el fallo del 3er Circuito sigue siendo correcto. Debido a que se requiere que USPS sea financieramente autosuficiente, period “de important importancia para USPS que la entrega dominical de Amazon fuera exitosa”. Complacer a Groff, escribe la administración de Biden, “habría impuesto una dificultad indebida a USPS al exigirle que violara su memorando de entendimiento con el sindicato, operar con private insuficiente y sobrecargar a los trabajadores, cargas que en realidad contribuyeron a que otros empleados renunciaran o se transfirieran. ”

Varios informes de “amigo de la corte” que apoyan a Groff instan a los jueces a anular Hardison. Calzoncillos de sij, musulmán, hindú, judíoy Adventista del Séptimo Día todos los grupos les dicen a los jueces que HardisonEl estándar “de minimis” de ha tenido un efecto particularmente dañino en las minorías religiosas. Los miembros de religiones minoritarias, explican, es más possible que requieran adaptaciones en el lugar de trabajo, por ejemplo, porque es posible que las empresas y el gobierno no estén cerrados para observar las festividades religiosas de la misma manera que lo hacen los domingos o las festividades cristianas como Navidad y Semana Santa. . Pero al mismo tiempo, observan, las minorías religiosas también tienen menos probabilidades de recibir esas adaptaciones, porque los empleadores pueden cumplir con el estándar “de minimis” muy fácilmente. Como resultado, dicen los grupos, la interpretación precise de la disposición de “dificultades excesivas” requiere que muchas minorías religiosas elijan entre su fe y sus trabajos.

un resumen de Centro Robertson de Derecho Constitucional de la Universidad Regent argumenta que el estándar “de minimis” ha perjudicado desproporcionadamente a los empleados de la clase trabajadora. Desde el año 2000, escribe el centro, más del 60% de los casos de adaptaciones religiosas presentados en tribunales federales fueron presentados por demandantes en trabajos que requerían un diploma de escuela secundaria y un año de experiencia. “Ha llegado el momento”, sostiene el centro, “de restaurar a los estadounidenses de clase trabajadora la protección complete del lenguaje sencillo del Título VII”.

Un escrito de “amigo de la corte” por gobiernos locales insta a los jueces a dejar el estándar “de minimis” en su lugar. Los gobiernos locales son tanto el empleador más grande de los Estados Unidos como el proveedor de “funciones públicas críticas como la aplicación de la ley, la protección contra incendios y la asistencia médica de emergencia”. Y aunque hacen “esfuerzos de buena fe todos los días para adaptarse” a las prácticas religiosas de sus empleados, explican los gobiernos locales, no siempre pueden hacerlo, “no solo por limitaciones presupuestarias sino también porque en muchas circunstancias proporcionar el alojamiento solicitado comprometería la capacidad de los gobiernos locales para cumplir con sus deberes críticos para con el público”. Si se requiere que los gobiernos locales se adapten a las prácticas religiosas que imponen costos superiores a los mínimos, dicen, es possible que tengan que reducir los servicios que brindan, porque “recaudar ingresos adicionales mediante el aumento de impuestos u otros medios a menudo no es una opción realista”. o una opción políticamente viable”.

Aunque han pasado 46 años desde la decisión del tribunal en Hardison, el tema en el caso de Groff es uno con el que el tribunal precise está muy familiarizado. Su petición de revisión fue la cuarta en los últimos años pidiendo a los jueces que anulen su decisión en Hardison, y tanto el gobierno federal (durante la administración de Trump) como tres jueces, Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch, habían pedido a la corte que lo hiciera. La mayoría conservadora de la corte en los últimos años ha simpatizado con las denuncias de discriminación religiosa, lo que sugiere que es possible que Groff encuentre una audiencia amistosa en el argumento oral del martes.

Este artículo fue publicado originalmente en Howe on the Court docket.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *