No deberíamos tener que elegir entre Disney Whipping DeSantis y un infierno dickensiano


dickensdisney

(Cuento de Navidad de Mickey – 1983)

Ver a Ron DeSantis obtener repetidamente y minuciosamente ejecutado a través del timbre por los abogados de Disney es una fuente constante de entretenimiento authorized. El demanda que Disney presentó en Florida Apenas unas horas después de que DeSantis hiciera que sus compinches se arrojaran en incumplimiento de contratos ejecutados legalmente es solo la última humillación que el posible candidato presidencial se amontonó para que Donald Trump lo ridiculizara. Prometió contra-demandar, asegurando aún más carcajadas de la galería de maní.

Pero Mark Joseph Stern tuvo que volverse Scrooge McDuck en nuestro desfile. Y no el divertido Scrooge que nos lleva de aventuras entre zambullidas en la Papelera, sino el mezquino que habla de la miseria dickensiana. En una nueva pizarra pedazoStern afirma que no puede apoyar a Disney para que prevalezca en su demanda porque teme las repercusiones de la jurisprudencia desenfrenada de la Cláusula de Contratos:

La cláusula de los contratos se convirtió en una herramienta de maldad durante el Lochner period, el período comprendido entre la década de 1890 y la década de 1930, cuando la Corte Suprema invalidaba rutinariamente las regulaciones económicas, de salud y de seguridad. La cláusula encaja perfectamente en la concepción de la corte de un constitucional “libertad de contrato” que limitó drásticamente la supervisión estatal del mercado. Durante este período, por ejemplo, SCOTUS repetidamente usé la clausula de contratos preservar los monopolios privados sobre el suministro de agua, impidiendo que los gobiernos locales construyan sus propias obras hidráulicas. También derribado una ley de Kansas, promulgada durante un pánico financiero, que permitía a los titulares de hipotecas quedarse en sus casas durante varios meses después de la ejecución hipotecaria.

Lo cual es completamente justo. Dada la genuina emoción de la Corte por derribar el estado regulatorio, tomó una asalto a Cheurón hoy – y dando paso a Lochner II: Youngster Labor Boogaloo, bien podría ser la dirección que una Corte Suprema poco sincera le permita tomar.

Pero el hecho de que un trozo de texto constitucional pueda ser usado para fines funestos no significa que no sea válido algunas veces. Cualquier daño que un juez pueda idear a partir de las regulaciones estatales que posiblemente inciden en un contrato, el caso de un actor del gobierno que intenta deshacer las obligaciones contractuales que contrajo sí mismo cae dentro del ámbito aceptable del lenguaje.

Y en ese punto, no hay forma de que O’Melveny y WilmerHale no puedan presentar el argumento de manera responsable. Su obligación es representar celosamente al cliente contra Florida, no al público en basic contra futuros actores de mala fe. Ninguna firma puede dejar sin discutir el camino de la menor resistencia porque renunciar a un reclamo desde el principio perjudica innecesariamente al cliente, sin importar cuán sólidas sean las otras teorías legales disponibles.

Porque los actores de mala fe van a actuar de mala fe. Si hay alguna vida explotable en tomar la Cláusula de Contratos de este caso para hacer estallar negocios de agua de la ciudad, la Sociedad Federalista lo encontrará a su debido tiempo. Nada de lo que haga Disney para proteger sus derechos cambiará esa tormenta que se avecina si está en el horizonte.

Y robarles a los litigantes esta estrategia bien puede resultar peor en el clima precise. Si bien es vergonzoso para DeSantis hasta ahora, su pelea con Disney solo sacará a relucir los peores impulsos de los pequeños tiranos en todo el país. Los gobernadores republicanos con grandes mayorías republicanas en la legislatura estatal están buscando un modelo para flexionar su fuerza económica y tomar represalias contra todas las empresas con un programa DEI o compromisos ESG con sus inversores.

A diferencia de Disney, algunas de estas empresas no van a tener el lujo de un caso arraigado en la libertad de expresión como Disney criticando levemente la ley Do not Say Homosexual. En cambio, la compañía se enfrentará a la cancelación de acuerdos millonarios porque tiene una póliza de seguro de salud que cubre anticonceptivos o algo así. Agregue un adversario un poco menos bufonesco dispuesto a mantener la boca cerrada sobre si el movimiento es o no una represalia explícita y el próximo negocio puede necesitar la Cláusula de Contratos para proteger cualquiera de sus derechos.

Todos podemos estar de acuerdo en que los argumentos de las Cláusulas de Contratos equivalen, hasta cierto punto, a jugar con fuego. Pero no deberíamos tener que lidiar con un mundo donde los cuerpos dispuestos a expulsar a miembros por oponerse a la violencia armada o censurar a un legislador por ser trans tienen el poder de paralizar el comercio para sumar puntos con la mafia aulladora de cabezas MAGA descontentas. No deberíamos tener que elegir entre una distopía de barón ladrón y dejar las relaciones contractuales a los caprichos de un foro de mensajes incel: hay una manera de leer este texto en explicit para evitar ambas cosas. Pero solo vamos a domar este fuego si no tenemos miedo de acercarnos a él.

Por qué no puedo apoyar la demanda de Disney contra Ron DeSantis [Slate]

Más temprano: Los litigantes de Disney toman su turno para vencer a Ron DeSantis con una nueva demanda federal
Los abogados de Disney son mejores que los abogados de Ron DeSantis
Ron DeSantis se esfuerza por despertar a Disney con una ley hilarantemente inconstitucional que prohíbe los contratos


Disparo a la cabezajoe patricio es editor senior de Above the Legislation y coanfitrión de Pensando como un abogado. No dude en correo electrónico cualquier consejo, pregunta o comentario. Síguelo en Gorjeo si le interesan las leyes, la política y una buena dosis de noticias deportivas universitarias. Joe también sirve como Director Normal en RPN Government Search.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *