Los abogados de Trump luchan por mantenerse al día con las constantes difamaciones de E. Jean Carroll por parte del cliente


Donald Trump

(Foto de Drew Angerer/Getty Photographs)

El 9 de mayo, un jurado del Distrito Sur de Nueva York encontró a Donald Trump responsable por agresión sexual y difamación del columnista de consejos E. Jean Carroll. Al día siguiente, repitió las mismas acusaciones durante un ayuntamiento televisado con Kaitlan Collins de CNN, lo que generó especulaciones de que se había abierto a sí mismo. otro demanda por difamación.

De hecho, Carroll no necesitó presentar otra demanda, gracias a la serpenteante historia de sus reclamos y los caprichos de la ley de Nueva York, así como la bocazas de Donald Trump.

Carroll presentó su primera acción contra Trump en 2019, cuando aún period presidente. Cuando se le ordenó cumplir con el descubrimiento, el fiscal common Invoice Barr se abalanzó para salvar el tocino de Trump al llevar el caso a un tribunal federal en virtud de la Ley de los Páramos de Poniente.

En octubre de 2022, Trump volvió a repetir las acusaciones en su plataforma Fact Social, dando lugar a una segunda denuncia por difamación. Además, Nueva York promulgó su Ley de sobrevivientes adultos para permitir que las víctimas de agresión sexual presenten demandas civiles que, de lo contrario, prescribirían. Carroll presentó una segunda demanda bajo la ASA y agregó un nuevo reclamo por difamación para las declaraciones de 2022, lo que resultó en el veredicto del jurado hace menos de dos semanas.

Mientras tanto, el caso authentic de 2019 viajó al Segundo Circuito y al Tribunal de Apelaciones de DC durante un año de reflexión sobre si Trump estaba actuando dentro del alcance de sus deberes oficiales cuando dijo que Carroll estaba participando en un engaño y period demasiado poco atractivo. para agredir sexualmente. Habiendo determinado que esto es probablemente una cuestión de hecho para el jurado según la ley de DC, los tribunales de DC y del segundo circuito devolvieron el caso al juez Lewis Kaplan para su audiencia. Entonces, la abogada de Carroll, Roberta Kaplan, ahora propone enmendar esa queja authentic a la luz tanto de la nueva declaración de Trump como de la conclusión del jurado de que las acusaciones de Trump son difamatorias porque, de hecho, la agredió sexualmente.

“A primera vista, las declaraciones difamatorias en cuestión en Carroll I y Carroll II son materialmente idénticas. Además, la pregunta central que subyace en el reclamo por difamación en ambas acciones es ‘si el Sr. Trump agredió sexualmente a la Sra. Carroll’”, escribió el abogado del demandante en un comunicado. carta al tribunal con respecto a la programación del caso restante. “Como resultado, el efecto preclusivo del veredicto del jurado de Carroll II no deja nada que resolver con respecto a los méritos de la demanda por difamación de Carroll I, más allá del monto de los daños de Carroll. La resolución de la Ley de los Páramos de Poniente y los juicios sumarios, por lo tanto, terminarán este caso o permitirán una disposición simplificada de los pocos asuntos de hecho restantes”.

Carroll también presentó una queja enmendada que hace referencia a los comentarios en CNN, lo que provocó una nueva ola de acoso dirigida a Carroll:

Las declaraciones difamatorias de Trump posteriores al veredicto muestran la profundidad de su malicia hacia Carroll, ya que es difícil imaginar una conducta difamatoria que posiblemente pueda estar más motivada por el odio, la mala voluntad o el rencor. Esta conducta respalda una compensación por daños punitivos muy sustancial a favor de Carroll para castigar a Trump, disuadirlo de cometer más difamación y disuadir a otros de hacer lo mismo.

Anteriormente el abogado de Trump argumentó que las declaraciones de Trump de octubre de 2022 simplemente comentaban sobre el caso de 2019 o, como alternativa, estaban protegidas por protecciones generalmente reservadas para periodistas que informan sobre procedimientos públicos. Esto no logró persuadir a la corte para que desestimara el segundo caso de difamación que ahora resultó en un veredicto de $5 millones. Pero cabrear al máximo al juez Kaplan parece ser la misión de vida del abogado de Trump, así que esperen que esta sea sacada a relucir nuevamente.

Pero antes de que los abogados de Trump tuvieran tiempo de responder a la moción de enmienda de Carroll, su cliente volvió a hacerlo.

No conozco a E. Jean Carroll, nunca la conocí ni la toqué  (excepto en una línea de celebridades con su esposo afroamericano a quien repugnantemente llamó el

Trump Fact Social 23 de mayo

Cabe señalar que Trump vomitó estas publicaciones en el éter en la mañana antes de una comparecencia remota en Nueva York ante el juez Juan Merchan sobre el tema de no difundir en línea evidencia smart en el caso penal del fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg.

¿Trump tiene la impresión de que obtiene algún tipo de descuento por difamación al comprar tres y obtiene el cuarto free of charge? ¿Cree que los $5 millones le compraron el derecho de difamar a Carroll a voluntad por toda la eternidad?

Management de clientes, FTW.

Carroll contra Trump I [Docket via Court Listener]
Carroll contra Trump II [Docket via Court Listener]


Liz tinte vive en Baltimore donde escribe sobre derecho y política y aparece en el Argumentos de apertura podcast.



Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *