Seaton: In Memoriam, El jeque de hierro


En el mundo histórico de la lucha libre profesional, pocas figuras se vislumbran tan grandes como el difunto Iron Sheik. Nacido el 15 de marzo de 1942 en Teherán, Irán, como Hossein Khosrow Ali Vaziri, el Iron Sheik se convertiría en uno de los villanos más icónicos en la historia del negocio. Mientras nos tomamos un momento para recordar su vida y legado, vale la pena reflexionar sobre cómo dio forma al mundo de la lucha libre y cómo se convirtió en un símbolo de valentía, orgullo y patriotismo, aunque a menudo fue controvertido.

La historia de vida de Sheik es de perseverancia y determinación. Nacido en una familia de clase trabajadora, mostró una aptitud temprana para la lucha libre y rápidamente ascendió en las filas de la lucha libre iraní. Ganó su primer campeonato nacional a los 18 años y luego representó a Irán en los Juegos Olímpicos de Verano de 1968 en la Ciudad de México. ¡Vaziri incluso llamó la atención del Shah de Irán y sirvió como guardaespaldas private del Shah!

Después de los Juegos Olímpicos, se mudó a los Estados Unidos para perseguir su sueño de convertirse en luchador profesional. En Estados Unidos, continuó compitiendo como aficionado, y finalmente se convirtió en entrenador asistente del equipo de lucha de Estados Unidos. Sin embargo, fue su transición a la lucha libre profesional lo que lo catapultaría al estrellato. Adoptando el apodo de Iron Sheik, Vaziri pronto comenzó a hacerse un nuevo nombre en el ring, uno por el cual sería recordado por el resto de su vida.

La personalidad del Iron Sheik se definió por su herencia iraní, su acento exagerado y su característico bigote. Su personaje period la encarnación del sentimiento antiestadounidense que se apoderó de los EE. UU. durante la disaster de los rehenes en Irán en 1979. A menudo entraba al cuadrilátero ondeando la bandera iraní y gritando consignas antiestadounidenses, para disgusto de la audiencia.

Por supuesto, la personalidad del Iron Sheik fue un personaje cuidadosamente diseñado para provocar una reacción. En este sentido, tuvo un éxito inmenso. Fue el complemento perfecto para héroes estadounidenses como Hulk Hogan, y sus batallas en el ring brindaron el drama y el espectáculo que ansiaban los fanáticos de la lucha libre.

Todavía tienes que apreciar las pelotas que tenía el jeque de hierro al llegar a lugares debajo de la línea Mason-Dixon ondeando la bandera iraní, usando botas puntiagudas y gritando frases como “¡Irán número 1! ¡Estados Unidos número 2!” Por lo basic, después de esto escupía a la multitud o, si podía salirse con la suya, a una bandera estadounidense. Esto le provocó un calor masivo mientras luchaba contra los favoritos de los fanáticos sureños como “Wildfire” Tommy Wealthy y Mr. Wrestling 2.

El estilo de lucha de Sheik period una mezcla de movimientos tradicionales de lucha iraní y los elementos más teatrales de la lucha libre profesional estadounidense. Period conocido por su movimiento característico, el Camel Clutch, que usó con efectos devastadores en innumerables partidos. Esta combinación de habilidad técnica y talento para el espectáculo ayudó a establecer la reputación de Iron Sheik como uno de los villanos más formidables y memorables en la historia de la lucha libre.

En lo que respecta a los logros en el ring de Iron Sheik, es más conocido por ser el campeón de la WWF que unió los años en que Bob Backlund y Hulk Hogan fueron los mejores de la promoción.

La vida private de Sheik no estuvo exenta de desafíos. Luchó contra la adicción a las drogas y enfrentó numerosos problemas legales a lo largo de su vida. Sin embargo, también demostró una notable capacidad de recuperación, superando estos obstáculos y finalmente encontrando la redención en sus últimos años.

Vale la pena mencionar una historia paralela sobre el uso de drogas de Sheik. Después de que Iron Sheik fuera atrapado rompiendo kayfabe en un estacionamiento de Nueva Jersey mientras fumaba un porro con su odiado rival “Hacksaw” Jim Duggan, la WWF comenzó las pruebas de drogas. Debido a que el jeque period considerado un “tirador”, o alguien que podía estirarte como si estuvieras hecho de caramelo si así lo deseaba, todos temían decirle al jeque que había fallado en una prueba de drogas.

Entonces, cuando sucedió, la oficina principal decidió hacerlo como un comité. Cinco ejecutivos de WWF le dijeron al Iron Sheik que dio positivo en la misma habitación. Sheik simplemente asintió con la cabeza ante esto, sonriendo y diciéndoles a sus jefes “¡Oh, sí! ¡Por supuesto! ¡Sheik es muy positivo todo el tiempo!”

A principios de la década de 2000, Iron Sheik comenzó a adoptar su papel como ícono de la cultura pop. Apareció en programas de entrevistas, programas de telerrealidad e incluso abrió una well-liked cuenta de Twitter. A través de estas apariciones, reveló un lado más susceptible de sí mismo, lo que permitió a los fanáticos ver más allá de la personalidad de villano que había definido su carrera. La honestidad y la autoconciencia de Iron Sheik le granjearon el cariño de una nueva generación de fanáticos, quienes lo vieron como un símbolo de resiliencia y perseverancia frente a la adversidad.

Sus apariciones en Howard Stern en specific nos bendijeron con momentos como este. Asegúrate de no escuchar este clip en el trabajo… solo digo. Has sido advertido.

El impacto de Sheik en el mundo de la lucha libre profesional no se puede exagerar. Fue un pionero en muchos sentidos, ayudando a popularizar el deporte en los EE. UU. y en todo el mundo. Su personalidad más grande que la vida y su papel como el último villano de la lucha libre lo convirtieron en un elemento fijo del mundo de la lucha libre durante décadas.

No se puede negar las contribuciones de Iron Sheik al deporte de la lucha libre. Period un maestro en su oficio, y sus habilidades en el ring solo se comparaban con su habilidad para provocar la ira de los fanáticos de la lucha libre en todas partes. Su legado perdurable es uno de determinación, talento para el espectáculo y voluntad de traspasar los límites. Iron Sheik siempre será recordado como un verdadero ícono, y su influencia en la lucha libre profesional se sentirá en las generaciones venideras.

Al despedirnos de esta leyenda, debemos reconocer el papel único que desempeñó en la configuración del mundo de la lucha libre profesional. El Iron Sheik será recordado no solo por su destreza en el ring, sino también por la marca indeleble que dejó en el deporte, ayudando a crear el mundo ridículo y exagerado de la lucha libre que conocemos y amamos hoy. Descanse en paz, Iron Sheik: su legado vivirá en los corazones de los fanáticos de la lucha libre en todas partes.

Espero que hayan disfrutado esta mirada a una de las personalidades verdaderamente más grandes que la vida que nos dio el negocio de la lucha libre. Volveremos a las cosas divertidas la próxima vez. Por hoy, sin embargo, si quieres unirte a mí en Scotch-o-Clock para elevar a uno a una verdadera leyenda, ciertamente no te llamaré un jabroni sin dios con un culo de hamburguesa con queso que merece ser “empalmado al viejo estilo nation”. .”

¡Nos vemos el proximo viernes!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *